Encuentro Verona, 28-30 Nov 2008.

La mañana estaba muy fría. Nos encontramos en el aeropuerto de Barajas. Era la primera vez que, como grupo, salíamos fuera de España. Nos acompañaba la emoción de viajar en avión, las preguntas por si podríamos pasar todo lo que llevábamos, la pena de no haber podido viajar con nuestros instrumentos, y la alegría por el encuentro tan cuidado y preparado por quiénes estaban allí, en Verona, esperándonos.
El viaje fue muy bien. Todo a punto. Ninguna turbulencia en el aire. A la llegada al aeropuerto de Venezia, nos esperaban Daniela, Alberto y René para llevarnos hasta Verona. Desde el primer momento todo fueron atenciones y detalles. El camino que separa ambas ciudades tiene un paisaje bonito, esos días un poco más gris de lo normal por las lluvias. Nos fueron explicando los cultivos, los castillos, la vida de los pueblos que atravesábamos. El idioma elegido para nuestra comunicación fue el “ita-ñol”.

A la llegada a Verona, la comunidad escolar y la comunidad Vedruna nos esperaba con la mesa puesta. Habían preparado ricos dulces y algo caliente para recibirnos. Mientras los tomábamos fuimos compartiendo un poco de nuestra vida, así nos podíamos conocer un poco más. Fue un rato muy agradable.

Después de descansar un poco y colocar nuestras cosas en el lugar dónde íbamos a dormir, nos dedicamos a afinar las guitarras que nos prestaron, ensayar, corregir las expresiones italianas en las que habíamos traducido los estribillos de nuestros cantos…
Nos fuimos a la cama, después de dejarlo todo listo para la larga jornada que nos esperaba al día siguiente y contentas/os de estar ya en Verona.  Pasó una mañana, pasó una tarde, el día primero.

Fuimos amaneciendo temprano, unas más que otras/os. Enseguida, después de desayunar, teníamos encuentro con los alumnos de Primaria del cole (allí también hay clases los sábados). Después de ese primer ratito, llegaron los alumnos de Secundaria que habían preparado una entrevista enjundiosa para hacernos. Fue un encuentro muy intenso. Los chicos se preguntaban cosas importantes, y nos ayudaron a poder expresar el sentido que tiene para nosotras/os la vida de seguimiento de Jesús, y el Anuncio explícito de su Buena Noticia. Como ellos estudian español, casi toda la conversación pudimos hacerla en nuestra lengua. Aunque no faltó en ningún momento la compañía de Daniela.

Al terminar ese espacio marchamos a visitar algunos de los rincones de Verona. …… nos llevó a conocer la Basílica de San Zeno. Una verdadera maravilla. Su conocimiento acerca del arte y de los iconos religiosos hizo que la visita fuera un regalo para nosotras/os. Por la tarde visitamos, ¡¡como no!!, la casa de Julieta. Tenemos una foto en su balcón.

Después de esa visita cultural nos dirigimos a la Iglesia de San Giorgio, donde iba a tener lugar el encuentro oracional, con motivo de la celebración del 60 aniversario de la llegada de nuestras Hermanas a Verona. El lugar era precioso. Todo ayudaba a ‘entrar en ambiente’. Hicimos nuestro ensayo, ajustaron el sonido, y todo quedó preparado para la tarde-noche.

La celebración tuvo distintas partes. Primero disfrutamos de un concierto de violín. Después distintas personalidades de la ciudad de Verona dieron testimonio y expresaron su agradecimiento por la presencia Vedruna en la región del Véneto, haciendo mención especial por el compromiso con el pueblo albanés. En tercer lugar nuestra Hermana Pina, en calidad de directora del Colegio, dio gracias a Dios por todo lo vivido en estos 60 años de historia, por todo lo recibido en la ciudad y por el proyecto precioso que Él les sigue confiando. A esa acción de gracias nos unimos nosotras/os con el canto.

La liturgia nos regaló la posibilidad de celebrar el encuentro oracional en clave de Ad-viento. “Esperando su Venida” fue el hilo conductor de nuestra oración, suplicando intensamente “orar juntos, prepararnos juntos, como familia cristiana y familia Vedruna para el nuevo año litúrgico que en estos momentos estamos comenzando. Prepararnos para vivir con profundidad el Adviento como tiempo de espera esperanzada en el que buscamos sinceramente allanar los caminos al Señor y disponer un sitio para Él en nuestros corazones y hogares”.

Al terminar nuestra oración nos invitaron a cenar pizza italiana de verdad. Fuimos acompañadas de nuestra hermana Ángela y de la Familia de Erica. Lo pasamos francamente bien… guardamos el secreto de lo que comimos.
Al terminar nos fuimos a la cama, muy agradecidas por todo lo vivido y recibido con tanta generosidad de cada una de las personas que nos estaban acompañando.

Al día siguiente amanecimos muy prontito. Nos esperaba la visita a la ciudad de Venezia. ¡¡¡Qué preciosidad!! El paseo en el Vaporetto, la visita truncada a la Basílica de San Marco, caminar por encima de las tarimas para evitar el agua, pasear por el mercado donde venden toda clase de recuerdos, probar los famosos … Otro regalo!!

Después de toda la mañana ‘bajo la lluvia’ en Venezia, nos preparamos para emprender el viaje de vuelta.

Con mucho agradecimiento podemos seguir cantando,
Risas en el aire,
gozo hecho canción,
música de encuentro.
Danza de dos cuerpos al ritmo de un abrazo,
dos vidas multiplicadas por el Amor.
Sorise nell`aria,
giogia fatta canto,
musica d`incontro,
danza di due corpi
al ritmo d`un abbraccio,
due vite moltiplicate dal amore.

Comments
  • Cocinera
    Responder

    ¡Quién hubiera estado en Verona con vosotros! Además de vuestras canciones llevastéis la alegría y el AMOR. ¿Cuándo vendréis a San Fernando?. Hace un instante mientras planchaba, oraba con vuestro último CD «Con Él la Fiesta Empezó». Os quiero.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escríbenos

Estaremos encantadas de leerte y contestaremos lo más rápido posible

Not readable? Change text. captcha txt